fbpx

El accidente de trabajo

 

Concepto.

¿Qué es un accidente de trabajo?

Se entiende por accidente de trabajo toda lesión que sufras con ocasión o por consecuencia del trabajo que te encuentres realizando por cuenta ajena.

Los elementos que definen el accidente de trabajo y sin cuya existencia no podemos decir que exista, son los siguientes:

  • Lesión: implica una acción violenta y súbita, producida por un agente externo y que produce daño, por lo que si no existe daño no existirá accidente.
  • Trabajando por cuenta ajena: para que podamos hablar de accidente de trabajo debes estar trabajando por cuenta de otro, bajo el círculo rector y organizativo de un empresario, ya sea para un autónomo o sociedad.
    Aunque los trabajadores autónomos también pueden padecer accidentes de trabajo y así ser reconocido, la protección en estos casos para ellos es menor. Los trabajadores autónomos tienen la opción de proteger los accidentes de trabajo (también las enfermedades profesionales), de forma que para ellos se establece como una mejora voluntaria.
  • Relación causa-efecto entre el trabajo y la lesión.
    Esto quiere decir que el accidente tienes que ser consecuencia directa o indirecta de la realización del trabajo.
    • Relación directa: es lo que llama accidente de trabajo propio, en la medida en que el accidente tiene como causa directa la ejecución de la actividad laboral (por ejemplo, cuando un trabajador se encuentra realizando tareas de encofrado y sufre en ese instante una caída desde un andamio).
    • Relación indirecta: es lo que se llama accidente de trabajo impropio, y no tiene como causa directa la ejecución del trabajo, pero sin embargo se produce como consecuencia de actividades que están fuertemente ligadas a la ejecución del trabajo (por ejemplo: es el caso del trabajador que cuando se encuentra en el desplazamiento de su casa al trabajo sufre un accidente de tráfico, es un accidente que aunque no tiene causa directa en la ejecución del trabajo porque en el momento del desplazamiento del trabajador de casa al trabajo se encuentra fuera de su jornada laboral y por tanto no está aún en su puesto de trabajo y por tanto trabajando, sí que se produce como consecuencia del trabajo).

 

¿Qué relevancia tiene que un accidente sea o no reconocido como de trabajo?

Los efectos son especialmente importantes en relación a la Seguridad Social, dado que los las contingencias (incapacidad temporal, incapacidad permanente, riesgo durante el embarazo, etc) que tienen un origen en el trabajo gozan de una protección mayor, en algunos casos porque comienzas a recibir la prestación con mayor antelación y en otros porque las cuantías aparejadas son mayores.

Por tanto, y resumiendo, el reconocimiento de una contingencia como profesional puede tener incidencia, según los casos, en estos aspectos:

  • Duración de la prestación.
    Es el caso de la prestación que cubre la contingencia de incapacidad temporal, ya que si deriva de accidente de trabajo la comenzarás a recibir desde el primer día y si deriva de accidente no laboral (o de enfermedad común) lo empezarás a recibir a partir del cuarto día.
  • Cuantía de la prestación.
    • Tienes que tener en cuenta que se cotiza específicamente por este concepto (cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales) y que esa cotización adicional se manifiesta en una mayor cuantía de algunas de las prestaciones que cubren las contingencias que tienen origen en accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, con la aplicación de un mayor porcentaje (es el caso de la incapacidad temporal o de la incapacidad permanente).
    • También incide en su cuantía la mayor base de cotización cuando se realicen horas extraordinarias, dado que las bases de cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales incluyen la retribución por ese concepto.
    • Las prestaciones se pueden también incrementar en un 30% a 50% cuando el accidente haya tenido causa en el incumplimiento del empresario de la normativa sobre prevención de riesgos laborales, haciendo responsable al empresario del pago de ese incremento en la prestación. Es lo que se llama recargo de prestaciones por incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales.
  • Prestaciones especiales por accidente.
    Es el caso de las lesiones permanentes no invalidantes y de la indemnización especial a tanto alzado por fallecimiento como consecuencia de accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Facilidad de acceso.
    No se requiere un periodo previo de cotización (periodo de carencias) para el acceso a las prestaciones que cubren contingencias derivadas de accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Consideración de alta a todos los efectos.
    Si estás prestando servicios para un empresario sin que este te haya dado de alta en la Seguridad Social y sufres un accidente de trabajo o enfermedad profesional, se considerará tu alta a efectos de tener acceso a las prestaciones de la Seguridad Social. Esta es una medida protectora especialmente importante, ya que se presupone de justicia que un trabajador que se encuentra prestando servicios que sufre un accidente o enfermedad como consecuencia del trabajo deba en todo caso tener protección de la Seguridad Social con independencia de que el empresario haya cumplido o no su obligación de darle de alta en el Sistema de la Seguridad Social.

Supuestos especiales incluidos y excluidos.

La legislación (en este caso el artículo 156.2 LGSS) enumera una serie de supuestos que aunque de inicio podrían originar dudas sobre si constituyen o no accidente de trabajo, los enumera expresamente como tal:

1) Accidente in itinere: los que sufras al ir o volver del lugar de trabajo (accidente in itinere).

2) Actos sindicales: los accidentes que se sufras como consecuencia de realizar actos sindicales, así como los ocurridos al ir o volver del lugar en se estén realizando dichas actividades sindicales.

3) Movilidad funcional: los que sucedan cuando te encuentres realizando tareas que aún siendo distintas a las que te corresponden según tu grupo profesional, las realices en cumplimiento de las órdenes del empresario.

4) Actos de salvamento: los accidentes que sufras cuando te encuentres realizando actos de salvamento o de parecida naturaleza, cuando unos y otros tengan conexión con el trabajo.

5) Enfermedad con origen en el trabajo pero no calificada como enfermedad profesional.

6) Enfermedad agravada por el trabajo: comprende los supuestos en que tengas una enfermedad que con posterioridad se haya agravado como consecuencia del trabajo.

7) Accidente agravado: cuando sufras un accidente y sus consecuencias sufran modificaciones con posterioridad como consecuencia de nuevas enfermedades que tienen causa en la ejecución del trabajo.

8) Culpabilidad civil o criminal del empresario:

9) Imprudencia profesional: cuando el accidente sea consecuencia del ejercicio habitual de un trabajo y se derive de la confianza que éste inspira.

 

¿Qué situaciones en ningún caso tendrán la consideración de accidente de trabajo?

La legislación recoge dos supuestos que en ningún caso tendrán la consideración de accidente de trabajo, son los siguientes:

  • Debidos a fuerza mayor: se entienden por tal los accidentes que sean de tal naturaleza que no guarden relación alguna con el trabajo. En ningún caso se considerarán como tales la insolación o el rayo que afecten al trabajador cuando se encuentre realizando sus tareas.
  • Debidos a dolo o imprudencia temeraria: son aquellos supuestos en que el trabajador actúa de forma maliciosa o claramente imprudente y como consecuencia de ello sufre un accidente de trabajo.

 

Reclamar el accidente de trabajo.

Dado que las prestaciones de seguridad social son más ventajosas si cubren una contingencia (como las incapacidades permanentes o temporales) que derive de accidente de trabajo y además en algunos casos podrías tener derecho a recibir indemnizaciones adicionales (como en el caso de lesiones permanentes no invalidantes o indemnización por responsabilidad civil del empresario), te conviene que tu contingencia sea reconocida como profesional, es decir, derivada de accidente de trabajo.

Normalmente tendrás que acudir a una Mutua (si tu empresa tiene concertada con ella el convenio de asociación) cuando creas que tu dolencia tiene origen en accidente de trabajo.

Si la Mutua se negara al reconocimiento como profesional de tu contingencia podrás iniciar un procedimiento administrativo de reconocimiento de contingencia ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social. Es el Equipo de Valoración de Incapacidades el que emitirá un informe para que sea finalmente el Director provincial del INSS el que dicte resolución en base a la propuesta dictada por el EVI.

 

El accidente de trabajo al ir o volver al trabajo (el accidente «in itinere»).

Es aquel accidente de trabajo que sufras al ir o volver del lugar de trabajo.

Es un accidente que aunque no se produzca estando prestando servicios en tu puesto de trabajo, no se hubiera producido sino fuera por la existencia del trabajo y concretamente por el trayecto que une tu domicilio con el puesto de trabajo, ya sea en el trayecto de ida o de vuelta.

Las características fundamentales del accidente de trabajo in itinere con las siguientes:

  • Tiempo: el accidente tiene que producirse durante el trayecto desde tu domicilio al centro de trabajo, o desde el centro de trabajo a tu domicilio y por ello se exige que el accidente se produzca en horas razonablemente cercanas al inicio y fin de la jornada.
    En este sentido la jurisprudencia ha admitido que incluso pueda considerarse accidente in itinere el que se produce el día anterior cuando el trayecto haya comenzado ese día por la lejanía del domicilio habitual al centro de trabajo.
  • Lugar: el trayecto que realices para ir al trabajo tiene que ser el razonable. No es necesario que sea el más corto, pero sí el que razonablemente cabe esperar cuando pretendes llegar desde un punto a otro. Respecto del momento exacto en que se considera que ha comenzado el trayecto al trabajo a efectos de considerarlo como accidente de trabajo, la jurisprudencia se ha manifestado en el sentido de considerar su inicio desde el momento en que el trabajador comienza a descender por las escaleras de su domicilio
  • Finalidad: es imprescindible que la finalidad directa del trayecto sea el trabajo en el viaje de ida o el domicilio habitual en el viaje de vuelta, sin desvíos ni distracciones que hagan que la finalidad del trayecto no sea exclusivamente la de ir al trabajo.La jurisprudencia no ha considerado como accidente de trabajo in itinere:
    • Aquél en que el trabajador a la salida de su trabajo y antes de ir a su domicilio para en su centro de salud.
    • Tampoco cuando a la salida del trabajo se dirige a realizar unas gestiones administrativas a una oficina de la Agencia Tributaria antes de dirigirse a su domicilio.
    • Tampoco en el desplazamiento del trabajo al domicilio de terceras personas, como puede ser el de padres cuando no sea el habitual del trabajador, amigos, o novia.
      No obstante si ha admitido que el domicilio no sea el utilizado con más frecuencia, sino que se admite accidente de trabajo en el trayecto del o desde el domicilio que habitualmente se utiliza en los días de descanso, pero en todo caso ha de ser tu domicilio.
  • Causalidad especial en enfermedad: cuando hablamos de enfermedades que se manifiestan de forma súbita en el trayecto de casa al trabajo o del trabajo a casa, y no de simples accidentes que suceden como consecuencia de un golpe provocando una lesión, no es suficiente con que que se den los requisitos de tiempo, lugar y finalidad que hemos visto anteriormente, sino que además tiene que demostrarse que esa enfermedad tiene una causa directa en el trabajo. Pongamos como ejemplo el infarto de miocardio que se produce en el trayecto del trabajo a casa, en este caso hay que demostrar que ese infarto tiene una relación directa con el trabajo (como puede ser por el estrés originado), ya que de otra manera no puede admitirse como accidente de trabajo una enfermedad que se produjo en el trayecto al trabajo de forma casual e inconexa y que podría haberse producido en cualquier otro momento fuera de todo ámbito laboral.
  • Idoneidad del medio: el medio utilizado para trasladarte al centro de trabajo o al domicilio tras el trabajo tiene que ser adecuado, comprendiendo la jurisprudencia como tal el transporte en coche, trasporte público, bicicleta, entre otros.

 

[Total:1    Promedio:5/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar