fbpx

El accidente de trabajo in itinere

 

Concepto.

¿Qué es el accidente de trabajo in itinere?

Es aquél accidente que sufras en el trayecto de ir o volver del lugar de trabajo.

Es un accidente que si bien no sucede cuando estás en tu jornada de trabajo, sí se produce como consecuencia indirecta del trabajo, ya que te estás desplazando con la exclusiva finalidad de prestar o haber prestado servicios. El accidente no se hubiera producido si no hubieras tenido que desplazarte a tu lugar de trabajo.

Requisitos.

¿Qué condiciones tienen que darse para que pueda considerarse accidente «in itinere»?

Las características fundamentales del accidente de trabajo aluden especialmente al espacio temporal en que se produce, al espacio geográfico en el que se realiza el trayecto, a la finalidad del trayecto y al medio utilizado, sin olvidar la mención especial que hay que hacer a los supuestos en que la causa es una enfermedad. Vemos resumidamente cada uno de los aspectos citados:

  • Tiempo: el accidente tiene que suceder en horas razonablemente próximas al inicio o fin de la jornada, ya que los desplazamientos para ir al lugar de trabajo se producen en los minutos u horas previas al inicio de la jornada laboral.Diversos pronunciamientos judiciales han considerado como accidente in itinere el producido el día anterior al inicio de la jornada de trabajo cuando con motivo de la larga distancia entre el domicilio y el lugar de trabajo se haga necesario comenzar el desplazamiento con varias horas de antelación.
  • Lugar: el trayecto que utilices para ir de tu domicilio habitual al trabajo, o del trabajo a tu domicilio, tiene que ser razonable para alcanzar el punto pretendido sin distracciones de ningún tipo. No obstante algunos pronunciamientos judiciales vienen aceptando cierta flexibilidad y considerando como accidente pequeñas desviaciones justificadas. Respecto del momento concreto en el que podemos considerar como iniciado el trayecto, algún pronunciamiento judicial ha considerado el descenso por las escaleras del domicilio como accidente de trabajo sin que por tanto quepa esperar a la salida del portal, a la vía pública, como hecho determinante del inicio del trayecto.
  • Finalidad: es imprescindible que la finalidad directa del trayecto sea el trabajo en el viaje de ida o el domicilio habitual en el viaje de vuelta, sin desvíos ni distracciones que hagan que la finalidad del trayecto no sea exclusivamente la de ir al trabajo.El fin del trayecto tiene que ser acudir a tu centro de trabajo en el viaje de ida y el regreso a tu domicilio en el viaje de vuelta. Diversos pronunciamientos judiciales se han manifestado a favor y en contra de considerar como accidente de trabajo in itinere las paradas que se realizan en dicho trayecto para otras tareas.La jurisprudencia no ha considerado como accidente de trabajo in itinere:
    • Aquél en que el trabajador acude a su centro de salud después de salir del trabajo y antes de ir a su domicilio, sufriendo entre medias un accidente laboral.
    • Tampoco cuando a la salida del trabajo se dirige a realizar unas gestiones administrativas a una oficina de la Agencia Tributaria antes de dirigirse a su domicilio.
    • Tampoco en el desplazamiento del trabajo al domicilio de terceras personas, como puede ser el de padres cuando no sea el habitual del trabajador, amigos, o novia.
      No obstante sí ha admitido que el domicilio no sea el utilizado con más frecuencia, sino que se admite accidente de trabajo en el trayecto del o desde el domicilio que habitualmente se utiliza en los días de descanso, pero en todo caso ha de ser tu domicilio.

No obstante, sí ha habido pronunciamientos judiciales que han considerado como accidente de trabajo:

    • El desplazamiento del trabajador al salir del trabajo a un bar antes de retomar la marcha a su domicilio habitual.
    • El trabajador que al salir de su centro de trabajo se desvía antes de llegar a su domicilio para recoger a su hijo al centro en que se encuentra escolarizado.

 

  • Causalidad especial en enfermedad: cuando no estamos ante una lesión que se produce por un golpe ocasionado en el trayecto sino ante una enfermedad que se manifiesta repentinamente y ocasiona la baja o incluso la muerte del trabajador, no es suficiente con que se den los requisitos de espacio temporal, geográfico, teleológico, sino que tiene que probarse que existe una clara relación causa-efecto entre la enfermedad desencadenada y el trabajo realizado.
    Ejemplo: trabajador que sufre un infarto de miocardio en el trayecto de su trabajo a casa y que le deja graves secuelas de las que tarda en recuperarse más de un año, estando mientras tanto en situación de incapacidad temporal. En este supuesto hay que probar que ese infarto tiene relación relación directa con el trabajo, dado que si se trata de una manifestación que se produce de forma inconexa y que podría haberse producido en cualquier otro momento no puede considerarse como de accidente de trabajo.
  • Idoneidad del medio: el medio utilizado para trasladarte al centro de trabajo o al domicilio tras el trabajo tiene que ser adecuado, comprendiendo la jurisprudencia como tal el transporte en coche, trasporte público, bicicleta, entre otros.

 

Consecuencias.

¿Qué importancia tiene que mi accidente sea considerado como de trabajo?

Que un accidente sea considerado como común o profesional tiene importantes consecuencias en la protección que la Seguridad Social te dispensará, en resumidas cuentas y salvando las distancias, podemos decir que tendrás más probabilidades de recibir una prestación (ya que no se exige un periodo previo de cotización), durante más tiempo (ya que respecto de algunas prestaciones se comienzan a recibir antes si deriva la contingencia que la cubre de accidente), con mayores cuantías (dado que las bases de cotización que se toman a la hora de hacer el cálculo de las bases reguladoras puede ser mayor en la medida en que suman horas extraordinarias, y por otro lado se le aplica un porcentaje mayor) y con mayor diversidad (dado que hay prestaciones o indemnizaciones especiales).

Vamos a ir viéndolo con algo más de detalle:

  • Duración de la prestación.
    Prestaciones como la de incapacidad temporal modulan su duración en función de que la contingencia que cubren derive o no de accidente de trabajo o enfermedad profesional. Así es que si deriva de riesgos profesionales comenzarás a cobrar la incapacidad temporal desde el primer día de baja, mientras que si es calificada como de accidente no laboral o enfermedad común comenzarás a cobrarla desde el cuarto día de baja en el trabajo.
  • Cuantía de la prestación.
    • Varias de las prestaciones de la Seguridad Social son de mayor cuantía cuando su origen es un accidente de trabajo o enfermedad profesional, puesto que en este caso los porcentajes que se aplican a la base reguladora para determinar la cuantía de la prestación son mayores.
    • También incide en su cuantía la mayor base de cotización cuando se realicen horas extraordinarias, dado que las bases de cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales incluyen la retribución por ese concepto y para realizar el cálculo de toda prestación se toman las bases de cotización de un determinado periodo de tiempo.
    • Las prestaciones que tienen origen en accidente de trabajo o enfermedad profesional se pueden ver aumentadas entre un 30% y 50% cuando la causa de dicho accidente o enfermedad sea el incumplimiento por el empresario de la normativa sobre prevención de riesgos laboral, y para ser más concretos cuando “se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, o las elementales de salubridad o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador”.
  • Prestaciones especiales por accidente.
    La Seguridad Social contempla indemnizaciones especiales para los supuestos de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales: es el caso de las lesiones permanentes no invalidantes y de la indemnización especial a tanto alzado por fallecimiento como consecuencia de accidente de trabajo o enfermedad profesional. Al margen del sistema de Seguridad Social, también puedes tener derecho a la indemnización por responsabilidad civil del empresario.
  • Facilidad de acceso.
    Otra de las características de las prestaciones por contingencias que tienen origen en accidente de trabajo o enfermedad profesional es que no se requiere de un periodo previo de cotización o carencia para su percepción.
  • Consideración de alta a todos los efectos.
    Cuando estás prestando servicios para un empresario que no te ha dado de alta en la Seguridad Social y sufres un accidente de trabajo, has de saber que tendrás derecho a las prestaciones de Seguridad Social como si hubieras estado de alta y cotizando. La finalidad de esta previsión no es otra que la de evitar que un trabajador que sufre un accidente por estar prestando servicios no se vea desprotegido por la Seguridad Social.

 

¿Cómo conseguir que sea reconocido como accidente de trabajo si la Mutua o médico de cabecera se niega?

Cuando sufres un accidente de trabajo o enfermedad profesional, lo primero que debe hacer la mayor parte de los trabajadores es acudir a su Mutua, ya que la mayoría de las empresas están asociadas a una para la cobertura de las contingencias profesionales de sus trabajadores, tanto accidente como enfermedad, y en algunos casos también el pago de la prestación económica por incapacidad temporal.

Puede suceder que el médico de la Mutua, o el médico de cabecera en el supuesto de que la empresa no esté asociada a una Mutua, se niegue a reconocer tu dolencia como derivada de accidente de trabajo. En estos casos debes iniciar un procedimiento de reconocimiento de contingencia ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Dentro del INSS el órgano encargado de evaluar tu situación es el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI), que elevará al Director provincial de dicho organismo la propuesta de resolución sobre tu situación y la calificación de tu contingencia como común o profesional.

En el caso de que tampoco consigas la calificación como profesional de tu contingencia, únicamente te queda la opción de interponer demanda en los juzgados de lo social.

[Total:0    Promedio:0/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar