La incapacidad permanente parcial

¿Qué es la incapacidad laboral? Sucede cuando un trabajador, tras haberse sometido a tratamiento médico, presenta mermas fisiológicas o funcionales graves que pueden convertirse en definitivas y reduzcan o anulen totalmente su capacidad laboral.

El grado mínimo de incapacidad es la Incapacidad Permanente Parcial. Te vamos a explicar:

  • las diferencias con la Incapacidad Permanente Total;
  • si es necesario alcanzar la incapacidad parcial desde una situación de incapacidad temporal;
  • y si se puede desarrollar cualquier actividad laboral o hay límites.

 

Consecuencias del reconocimiento

¿Qué ocurre si obtengo la incapacidad permanente parcial?

Para solicitar una indemnización (es indemnización y no pensión) por incapacidad permanente parcial, el trabajador debe demostrar ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que padece una lesión o enfermedad que le obliga a tener que realizar un esfuerzo adicional para realizar su trabajo. La solicitud del afectado puede ser a petición del tribunal médico o como consecuencia de una propuesta de oficio de incapacidad permanente.

La incapacidad permanente parcial no implica que la persona deba abandonar su trabajo. Lo puede seguir desempeñando, pero se observará que debe hacer un esfuerzo adicional por la dolencia que lo aqueja. Podrá seguir en el mercado laboral y además cobrando una indemnización:

Si el trabajador llega a los 18 meses en situación de incapacidad temporal -baja médica-, el INSS está obligado a estudiar si merece una pensión de incapacidad. Aunque también, una incapacidad puede ser reconocida por un juez.

El pago de la indemnización por incapacidad permanente parcial corre a cargo del INSS o de la mutua que cubre al trabajador.

 

 

Incapacidad permanente parcial vs incapacidad permanente total

¿Qué diferencias hay?

  • Con la incapacidad permanente parcial se percibe una indemnización y no una pensión. A diferencia de lo que ocurre con los otros tipos de incapacidad.
  • Este grado de incapacidad no supone la extinción/suspensión del contrato vigente; al contrario de lo que ocurre con la incapacidad total.
  • También es posible cobrar la prestación de incapacidad total en forma de indemnización: si se justifica que las lesiones no pueden mejorar y se va a desempeñar un trabajo (no habiendo cumplido los 60 años).

 

Recapitulemos. La incapacidad permanente parcial se trata del grado mínimo de invalidez, por lo que solo da derecho a un pago único, y no a pagos mensuales por parte del INSS o la mutua que dé cobertura al trabajador.

 

Sucede cuando una persona, por accidente o enfermedad, ve menguada su capacidad para desempeñar su trabajo (con una disminución del rendimiento laboral no inferior al 33% en su rendimiento normal), pero pudiendo realizar las tareas fundamentales.

 

Por ser un grado leve de incapacidad no implica abandonar el puesto de trabajo, ni darse por extinguida la contratación del trabajador. Luego, el trabajador puede solicitar y obtener la indemnización correspondiente, y seguir desempeñando el mismo trabajo que venía realizando.

 

Por tanto, la indemnización por incapacidad permanente parcial puede recibirse junto con el salario que venía recibiendo; puesto que la persona puede continuar ejerciendo el trabajo que venía desempeñando.

 

 

Requisitos.

¿Qué requisitos se exigen para recibir la incapacidad permanente parcial?

Para solicitar una incapacidad permanente en grado de parcial es necesario estar dado de alta en la Seguridad Social; no siendo imprescindible estar de baja médica (incapacidad temporal). Tampoco es obligatorio que se acabado el periodo de baja.

El INSS puede conceder la Incapacidad Permanente Parcial tanto si se está en activo como de baja o incluso desempleado.

Tienen derecho a solicitar incapacidad permanente parcial quienes:

  • No hayan alcanzado la edad ordinaria de jubilación.

 

  • Han cumplido la edad ordinaria de la jubilación, pero sin haber cotizado a la seguridad social un mínimo de 15 años.

 

  • Encontrándose en situación de jubilación anticipada no tienen la edad de la jubilación ordinaria.

 

  • Estén en situación de alta o asimilada al alta. Si el trabajador no había recibido el alta, la adquiere instantáneamente al presentar su caso de solicitud de indemnización por incapacidad permanente parcial.

 

  • Han cotizado a la seguridad social 1.800 días, dentro de los 10 años anteriores a la solicitud de indemnización por incapacidad permanente parcial. Nótese que, si la incapacidad permanente parcial se originó por una enfermedad profesional o accidente de trabajo, no se exigirá un mínimo de cotizaciones ante la seguridad social para otorgar la indemnización.

 

  • Los menores de 21 años deben tener cotizados la mitad de los días transcurridos desde que cumplieron 16 años hasta la fecha de iniciación del proceso de incapacidad temporal.

 

  • Sin embargo, no se exige ningún periodo previo de cotización si el origen de la incapacidad:
    • es un accidente, sea laboral o no;
    • o deriva de una enfermedad profesional;

Es decir, esos 1.800 días de cotización sólo son necesarios si la contingencia es debida a una enfermedad común.

 

 

Valoración

¿Quién se encarga de la valoración?

incapacidad permanente parcial

incapacidad permanente parcial

El Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) revisará la documentación presentada con la solicitud: informes médicos, exámenes, bajas que haya recibido el trabajador con anterioridad, entre otras cosas. Se ha de demostrar que una patología, lesión, o sus secuelas, causan al menos, una disminución del 33% en el rendimiento laboral, tal como hemos mencionado antes.

El EVI o Tribunal Médico elaborará un dictamen de acuerdo con el historial médico del caso. Esto permite al INSS evaluar el caso de incapacidad permanente parcial y ordenar que el trabajador reciba la indemnización si procede.

 

Si la incapacidad permanente parcial no es reconocida por vía administrativa, deberá reclamarse por vía judicial. Se recomienda el asesoramiento de abogados especialistas para lograr la prestación económica que se reclama.

 

Recordemos que si la causa de la incapacidad es un accidente o una enfermedad profesional no será preciso acreditar un periodo previo de cotización.

 

 

Duración de la incapacidad permanente parcial.

La Incapacidad Permanente Parcial no es ni temporal ni revisable. Cuando una solicitud procede y se aprueba la persona recibe su importe único de indemnización.

Ni siquiera habría que devolverla si, en una posterior revisión de grado, se alcanzara el grado de Incapacidad Permanente Total debido a un empeoramiento. En tal caso, el trabajador pasaría a cobrar una prestación mensual, aunque hubiera percibido previamente la indemnización por incapacidad parcial.

Los otros grados de incapacidad sí están sujetos a revisiones con el tiempo. En la Incapacidad Permanente Parcial no está planteado la revisión cada cierto tiempo ni que la persona deba reintegrar parte del monto recibido como indemnización.

 

 

¿Cómo solicitarla?

No es imprescindible esperar a los 18 meses de baja para que la Seguridad Social lleve adelante una propuesta de incapacidad permanente de oficio, o que lo haga antes por voluntad propia.

Para iniciar el procedimiento, el trabajador deberá llenar una solicitud formal que se halla en la página web del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Ésta puede presentarse en cualquiera de las oficinas del INSS; o en la sede electrónica del INSS.

 

La solicitud deberá ir acompañada de copia del DNI del solicitante, así como de todos los documentos y soportes que informen sobre el estado de incapacidad que presenta la persona.

 

 

 

Conclusión

La Incapacidad Permanente Parcial implica cobrar una significativa indemnización. Y se puede seguir desarrollando cualquier actividad profesional, sin limitaciones. Para aquellos cuyas limitaciones no les permitan disfrutar de esa ventaja, el objetivo serían que se les conceda la incapacidad total o la absoluta.

 

[Total: 0   Promedio: 0/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar