El despido objetivo por absentismo

Concepto.

¿Qué es el despido objetivo?

El despido objetivo es el decidido por empresario que prescinde de trabajadores, poniendo fin a su contrato, por causas relacionadas con el rendimiento del trabajador o del funcionamiento de la empresa, pero sin que en ningún caso pueda deberse a incumplimientos del contrato graves y culpables del trabajador ya que en ese caso sería un despido disciplinario.

 

El despido objetivo por absentismo justificado.

El absentismo justificado es una de las causas que permiten al empresario utilizar los cauces del despido objetivo. Si el absentismo no fuera justificado estaríamos probablemente ante un despido disciplinario.

Antes de continuar con el desarrollo del despido objetivo por absentismo, conviene recordar que el despido objetivo también puede producirse por estas otras causas:

  • Ineptitud del trabajador: que sucede con posterioridad a su incorporación a la empresa, o que bien existiendo con anterioridad a la incorporación a la empresa se conoce con posterioridad siempre que en este último caso se hubiera hecho un periodo de prueba.
  • Falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas introducidas por el empresario en su puesto de trabajo.
  • Económicas, técnicas, organizativas o productivas.

 

Como puedes observar, son todas, junto con el absentismo, causas relacionadas con el rendimiento del trabajador o con la productividad de la empresa.

 

¿Cuantas faltas son necesarias para despedirme?

La legislación establece un límite máximo de ausencias justificadas mensuales, de forma que si es superado el empresario podrá despedirte utilizando el cauce del procedimiento de despido objetivo.

  • Si faltas al trabajo el 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos, siempre que hayas faltado al trabajo el 5% de las jornadas dentro de los 12 meses anteriores.
  • Si faltas al trabajo el 25% de las jornadas en 4 meses discontinuos.

Es importante destacar que estamos hablando de las faltas justificadas, de forma que si no están justificadas las consecuencias tendrían que ser diferentes a las del despido objetivo.

 

¿Todas las ausencias al trabajo cuentan como falta?

No todas las ausencias cuentan a efectos de lo indicado en el artículo anterior. En ningún caso el empresario podrá contabilizar a efectos de superar los límites indicados en el artículo anterior las faltas como consecuencia de:

  • Huelga legal.
  • Realización del ejercicio de representación legal de los trabajadores.
  • Accidente de trabajo.
  • Maternidad.
  • Riesgo durante el embarazo.
  • Riesgo durante la lactancia natural.
  • Paternidad.
  • Permisos.
  • Vacaciones.
  • Enfermedad común o accidente no laboral cuando la baja dure más de 20 días.
  • Motivadas por violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de salud.
  • Motivadas por asistencia a tratamiento por cáncer u otra enfermedad grave.

 

¿Qué características han de tener las faltas?

Las faltas como ya hemos indicado tienen que ser justificadas.

Pero además hay que tener en cuenta estos otros aspectos:

  • Debe de ser una falta que afecte al día completo de trabajo y no tratarse de un retraso en el inicio de la misma.
  • Debe ser intermitente y no consecutiva.
  • Es necesario tener en cuenta la jornada del trabajador cada semana.

 

¿Qué pasa si son faltas no justificadas?

La causa que puede justificar este despido son las faltas justificadas, ya que si no estuvieran justificadas te podrán echar de la empresa mediante un despido disciplinario, y que por tanto no acarreará derecho a indemnización.

Veamos un ejemplo de los diferentes supuestos que pueden darse respecto de la justificación o injustificación de las faltas y sus posibles consecuencias jurídicas.

  • Falta justificada por reiteradas bajas médicas de una duración inferior a los 20 días cada una de ellas, derivadas de contingencias comunes, que se presentan ante la empresa con el correspondiente parte médico de baja. En este caso la falta está justificada y dado que las bajas por contingencias comunes duran todas ellas menos de 20 días podría ser utilizadas para alcanzar el el límite máximo para que opere como causa para un despido disciplinario.
  • Falta justificada por sucesivas bajas médicas de una duración superior a los 20 días cada una de ellas, derivadas de contingencias comunes que se presentan ante la empresa con el correspondiente parte médico de baja. En este caso la falta está justificada y dado que las bajas por contingencias comunes duran más de 20 días no pueden ser utilizadas para sumar el cómputo máximo de ausencias que justifican un despido objetivo.
  • Faltas como consecuencia de la asistencia a eventos de ocio durante varias jornadas discontinuas. Al tener el carácter de no justificadas se computan a efectos de ser tenidas en cuenta para un despido disciplinario.

 

Forma de realizar el despido.

¿Qué obligaciones tiene la empresa al despedirme?

Para el despido objetivo por motivo de absentismo la empresa tiene que cumplir las siguientes obligaciones:

  • Comunicación escrita (carta de despido) en la que el empresario tiene que indicar las causas del despido, y en este supuesto concreto el total de faltas que justifican el despido objetivo.La carta de despido te tiene que ser notificada con una antelación de 15 días respecto de la fecha prevista para la efectividad del despido objetivo, es decir, respecto de la fecha prevista para la extinción del contrato.
  • Licencia de 6 horas semanales durante el preaviso con la finalidad de que busques un nuevo empleo.
    Durante el indicado plazo de preaviso el empresario no puede reducirte el salario.
  • Indemnización de 20 días de salario por cada año trabajado:
    La cuantía de la indemnización es de 20 días de salario por cada año trabajado, sin superar el total de 12 mensualidades.

 

¿Qué pasa si el despido afecta a varios trabajadores?

El despido se considera colectivo cuando afecta a varios trabajadores y concretamente a:

  • Si la empresa ocupa menos de 100: 10 trabajadores.
  • Si la empresa ocupa entre 100-300: 10% de trabajadores.
  • Si la empresa ocupa más de 300: 30 trabajadores.
  • Es también despido colectivo si afecta a la toda de la plantilla siempre que el número de trabajadores afectados sea superior a 5, cuando aquel se produzca como consecuencia de la cesación total de su actividad.

Cuando el despido es colectivo la empresa tiene la obligación de abrir un periodo de consultas (una fase de negociación) con los representantes de los trabajadores, y al mismo tiempo comunicar la decisión a la autoridad laboral (es autoridad laboral el órgano de las administraciones públicas encargado supervisar las relaciones laborales y normalmente en el ámbito de las comunidades autónomas corresponde a las Direcciones Generales de las correspondientes Consejerías de Empleo). En este tema vemos con más detalle el despido colectivo.

 

Impugnar el despido.

¿Qué plazo tengo para demandar a la empresa por despido?

En el plazo de 20 días desde que se hizo efectivo el despido podrás interponer demanda en los juzgados de lo social.

 

¿Desde qué momento se cuenta el plazo para despedir?

El plazo de 20 días que tienes para demandar empieza contar desde el preciso instante en que se extingue el contrato de trabajo. Aunque si lo deseas puedes demandar con anterioridad, desde el momento en que la empresa te comunica su intención de despedirte mediante carta de despido.

 

¿Qué puede hacer el juez cuando interponga la demanda de despido?

Interpuesta demanda por despido el juez se pronunciará declarando el despido de alguna de las siguientes formas:

  • Procedente.

 

¿Cuando el juez declara el despido procedente, improcedente o nulo?

Procedente.

El juez declara el despido procedente cuando el empresario haya cumplido las obligaciones respecto a la notificación del despido y acredite que concurren las causas necesarias para llevarlo a cabo.

Improcedente

Será declarado como improcedente cuando:

  • El empresario no haya acreditado la concurrencia de las causas exigidas para llevarlo a cabo.
  • Cuando el empresario no haya cumplido con los requisitos formales exigidos. No obstante, no se declarará la improcedencia cuando el empresario haya incumplido el requisito de notificar el despido con una antelación de 15 días a la fecha de su efectividad, así como tampoco cuando en el cálculo de la indemnización haya cometido un error de cálculo inexcusable.

Tras la declaración de improcedencia el empresario tendrá que:

  • Proceder a readmitirte.
  • No readmitirte, pero tendrá que incrementar la indemnización a 33 días de salario por año de servicio prestado en la empresa, con el máximo de 12 mensualidades.

 

Nulo.

Se declarará por el juez la nulidad del despido cuando concurran alguna de las siguientes circunstancias:

  • Se produzca discriminación en la decisión adoptada, conforme a lo previsto en la Constitución Española, o violación de los derechos fundamentales.
  • Se haya incumplido la normativa en materia de despidos colectivos, siendo en ese caso considerado fraude de ley.
  • El despido se haya producido encontrándote en alguna de la siguientes situaciones:
    • Suspensión del contrato por maternidad, adopción o acogimiento
    • Suspensión del contrato por paternidad.
    • Suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo.
    • Suspensión del contrato por riesgo durante la lactancia natural.
    • Enfermedades causadas por el embarazo, parto o lactancia.
    • Embarazo con anterioridad al inicio de la suspensión por maternidad.
    • Reducción de jornada por lactancia (37.4), hospitalizados después del parto (37.4 bis) o guarda legal de hijos y cuidado de familiares (37.5).
    • Excedencia por cuidado de familiares (46.3).
    • Cuando no hubieran transcurrido más de 9 meses desde la fecha del nacimiento, adopción o acogimiento de hijo.

Las consecuencias de la declaración de nulidad del despido es que la empresa está obligada a readmitirte en la empresa y abonarte los salarios que dejaste de recibir desde el momento en que se hizo efectivo el despido hasta la readmisión, descontando de dichos salarios pendientes las cantidades que hayas recibido por prestaciones por desempleo del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)

¿Puedo cobrar la prestación por desempleo si demando contra el despido?

Puedes recibir la prestación por desempleo sin ningún problema, siempre y cuando la solicites en el plazo de 15 días a contar desde la extinción del contrato de trabajo y cumplas con los requisitos de días de cotización exigidos. Si interpones demanda contra el despido seguirás recibiendola con total normalidad hasta el momento en que se produzca tu readmisión en la empresa, si es que se produce, por decisión judicial una vez sustanciado el procedimiento judicial (en cuyo caso se extinguirá, o se suspenderá si el empresario interponer recurso contra la readmisión).

 

[Total: 0   Promedio: 0/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar