fbpx

¿Cómo reclamar los salarios atrasados?

 

La reclamación de salarios.

Así como dentro de la relación laboral el trabajador está obligado a la prestación de servicios, el empresario tiene la obligación de abonar un salario sin que pueda excederse del tiempo de pago legalmente establecido. En esta entrada te contamos como reclamar los salarios atrasados.

Cuando el empresario incumple la indicada obligación de pago, el trabajador tiene la opción de llevar a cabo alguna de las siguientes opciones:

  • Presentar una reclamación judicial o extrajudicial.
  • Poner fin al contrato con derecho a recibir la indemnización correspondiente al despido improcedente cuando los impagos o retrasos en el abono del salario sean graves y reiterados en el tiempo, para lo que será necesario solicitarlo judicialmente.

En cualquier caso, es importante saber que antes de presentar una reclamación judicial mediante la presentación de la demanda (+aquí te explicamos con detalle como demandar a la empresa), es obligatorio intentar un acuerdo extrajudicial mediante la presentación de la correspondiente papeleta de conciliación y que la presentación de la papeleta suspende el plazo de prescripción (de un año, como veremos seguidamente) para la presentación de la demanda judicial.

 

¿Qué plazo existe para reclamar los salarios atrasados?

El plazo para reclamar los salarios impagados es de un año, que comienza a contarse desde el momento en que el empresario debió haber abonado el salario y no lo hizo. Esto implica que transcurrido ese año, solamente podrán abonarse las cantidades que el empresario haya impagado durante el año natural anterior, pero no las deudas salariales anteriores al indicado año.

Por ejemplo: los salarios de octubre del año pasado, pueden ser reclamados como muy tarde antes de que finalice el mes de octubre del año siguiente (salarios de octubre de 2019 podrán ser reclamados hasta el mes de octubre de 2020).

 

¿En qué casos se paraliza el plazo de un año para reclamar salarios atrasados?

Cuando se intenta llegar a un acuerdo con el empresario de forma de extrajudicial, o bien cuando se reclama judicialmente mediante la interposición de una demanda, el plazo de un año se reinicia.

Los supuestos en los que se paraliza dicho plazo son los siguientes:

  • Presentación de demanda judicial.
  • Reclamación extrajudicial.
    Ahora bien, hay que tener muy en cuenta que cuando se trate de llegar aun acuerdo extrajudicial con el empresario, para que se paralice el plazo de prescripción de un año es necesario que se haga formalmente existiendo constancia del hecho y no sirviendo por tanto a estos efectos un posible acuerdo verbal con el empresario. No deben existir dudas sobre la intenciones del trabajador, y tampoco de que el empresario conoce la voluntad de llegar a un acuerdo por parte del trabajador. La mejor manera de llegar a un acuerdo extrajudicial es mediante la presentación de una papeleta de conciliación, aunque también serían válidas otras formas de acuerdo como el compromiso arbitral. Por otro lado, la papeleta de conciliación es también necesaria como paso previo a la interposición de una demanda judicial.
  • Reconocimiento por el empresario de la deuda.

 

La reclamación extrajudicial.

Cuando el empresario incumple sus obligaciones, entre ellas el pago de los salarios, una de las formas de reacción del trabajador es el intento de reclamar el cumplimiento de las obligaciones del empresario al margen de los juzgados. La presentación de la papeleta de conciliación es una de las formas de reclamación extrajudicial más frecuente.

 

¿Qué contenido debe tener la papeleta de conciliación?

La presentación de la papeleta de conciliación debe tener el siguiente contenido:

  • Datos identificativos de las partes, tanto del trabajador como de la empresa. Nos estamos refiriendo en el caso del trabajador: al nombre y apellidos y por supuesto al Documento Nacional de Identidad (DNI) y al domicilio. En el caso de la empresa: a la denominación, CIF y domicilio.
  • Información sobre la relación laboral: actividad a la que se dedica la empresa y ocupación desempeñada dentro de la misma con indicación del salario a percibir.
  • Descripción de los hechos por los que se solicita el acto de conciliación y de la reclamación solicitada.
  • Firma de trabajador que solicita la conciliación.

 

¿Qué resultado puede tener la presentación de la papeleta de conciliación?

  • Con avenencia: hay acuerdo entre empresa y trabajador y el documento tiene plenos efectos.
  • Sin avenencia: no hay acuerdo entre empresa y trabajador, quedando la vía abierta para el trabajador para la interposición de demanda si lo cree oportuno.
  • No acude el trabajador: se entiende todas las acciones sin efecto, y además se consideran no interrumpidos los plazos para la interposición de la demanda.
  • No acude la empresa: es un “intentado y sin efecto”, que se hará constar en el acta junto con el intento de notificación a la misma debidamente acreditado. Si posteriormente interpones demanda judicial pidiendo lo mismo que pedías en esta papeleta de conciliación y el juez te da la razón, obligará a la empresa a abonar todo los gastos derivados del proceso, incluyendo los gastos de honorarios del abogado o graduado social que el trabajador haya contratado hasta un máximo de 600€.

 

Reclamación judicial.

El procedimiento judicial se inicia mediante la interposición de una demanda, y tiene que ir necesariamente precedida del intento de conciliación extrajudicial, mediante la presentación de una papeleta de conciliación.

La reclamación judicial de salarios puede hacerse siguiendo, siempre que se cumplan los requisitos exigidos en cada caso, alguno de los siguientes procedimientos:

  • Proceso monitorio.
  • Procedimiento ordinario.

 

El proceso monitorio.

Este es un procedimiento judicial que pretende el cobro de las deudas salariales (+ aquí te explicamos con detalle todo sobre el salario o la estructura salarial), caracterizándose por la rapidez en su tramitación aunque está limitado a una serie de supuestos que veremos seguidamente.

El proceso monitorio podrá seguirse cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  • La empresa a la que se reclama salarios no puede encontrarse en situación concursal.
  • Las cantidades económicas reclamadas tienen que ser exigibles, estar vencidas y estar determinadas.
  • Tiene que ser una reclamación individual, es decir, no tiene que producirse en el contexto de una reclamación colectiva por parte de los representantes de los trabajadores.
  • Las cantidades que se reclaman no pueden ser superiores a los 6.000 €.

 

La demanda en monitorio contendrá la siguiente información:

  • Indicación del órgano ante el que se presenta la demanda.
  • Datos de identidad de la persona que demanda y de todos los demandados. Se debe incluir a estos efectos el nombre y apellidos en el supuesto de las personas físicas incluido el Documento Nacional de Identidad (DNI), o de razón social en el caso de las personas jurídicas junto con el Número de Identificación Fiscal (NIF).
  • Hechos sobre los que verse la petición, que como hemos indicado anteriormente, no pueden ser distintos a los alegados a en el acto conciliatorio, salvo que se trate de hechos nuevos o que no se hubieran podido conocer con anterioridad. Debe indicarse con precisión los conceptos salariales que se reclaman, cuantía y periodo reclamado.
  • Datos relativos al puesto de trabajo desempeñado por el trabajador: retribución a percibir, grupo profesional, jornada o antigüedad en la empresa.
  • Certificación del acto de conciliación o de la papeleta de conciliación.
  • Si el trabajador ha ostentado en el último año el cargo de representante de los trabajadores, debe indicarse tal circunstancia.
  • Fecha y firma.
  • La petición a realizar (súplica).

 

La respuesta del empresario.

El empresario dispone de un plazo de 10 días para responder en alguno de los siguientes sentidos:

  • Pagar los salarios reclamados en la demanda.
  • Oponerse al pago de una parte de las cantidades reclamadas, pero asumiendo la parte restante.
  • Responder mediante escrito de oposición indicando las razones por las que no hace frente al pago de los salarios reclamados.

Cuando el empresario se oponga a las cantidades reclamadas, el trabajador tendrá cuatro días para presentar demanda de reclamación de cantidad en el cauce del procedimiento ordinario que veremos en la parte final de este artículo.

Sin embargo, cuando el empresario no se oponga, pero no abone las cantidades exigidas, el juez dictará Decreto. Este Decreto tiene la naturaleza de título ejecutivo, lo que implica que el trabajador puede solicitar el embargo de los bienes del empresario para satisfacer las deudas.

 

Procedimiento ordinario.

Este procedimiento, el ordinario, tiene la gran desventaja con el monitorio de ser más lento y por no contar con preferencia sobre otros procedimientos (como puede ser el de movilidad geográfica, vacaciones, etc).

El inicio del procedimiento debe hacerse mediante la presentación de demanda, conforme al contenido y restantes requisitos que indicamos en la siguiente publicación.

No obstante, es necesario indicar nuevamente, que será necesario que con antelación a la presentación de la demanda se intente resolver el conflicto extrajudicialmente, normalmente mediante la presentación de papeleta de conciliación.

 

Pago por el FOGASA.

El FOGASA hace frente al pago de las deudas cuando el empresario incumpla su obligación de pago por ser insolvente o encontrarse en concurso de acreedores.

A través del siguiente enlace podrás acceder a la web oficial del FOGASA.

El FOGASA únicamente se hace responsable del pago de salarios e indemnizaciones hasta un determinado límite, superado el cual el trabajador se quedará sin posibilidad de cobro a expensas de poder seguir reclamándole a la empresa las cantidades debidas que no hayan sido abonadas por el FOGASA.

Los límites son los siguientes:

SALARIOS
Doble SMI x nº días salario (máx 120 días)

 

INDEMNIZACIONES
Doble SMI diario (70€ en 2019) como base del cálculo.
20d/año (máx 12 meses) en los despidos objetivos o colectivos.
30d/año (máx 12 meses) en los casos de despido improcedente, nulo o extinción indemnizada del contrato por impago, retrasos o incumplimientos.

 

Extinguir la relación relación laboral.

La falta de pago o los retrasos continuados en el abono del salario es causa suficiente para que el trabajador pueda solicitar judicialmente la extinción de la relación laboral con el derecho a recibir la indemnización correspondiente a la declaración de despido improcedente.

Es preciso dejar claro que los retrasos o la falta de pago tiene que ser grave, considerando como tal los retrasos que sean frecuentes a lo largo del año o el impago de más de tres mensualidades.

La solicitud tiene que hacerse judicialmente, mediante el procedimiento judicial ordinario a través de la presentación de la demanda que hemos indicado con anterioridad. Es preciso también, como es habitual, el intento de conciliación previo que se hará normalmente mediante la presentación de papeleta de conciliación en el servicio de mediación, arbitraje y conciliación que corresponda, pudiendo hacerse en la misma papeleta la reclamación de cantidad y de forma subsidiaria la solicitud de extinción de la relación laboral para el supuesto en que el empresario persista en su incumplimiento.

 

[Total:0    Promedio:0/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar