fbpx

El alta en la Seguridad Social y la inscripción de empresas

 En Sin categoría

Índice de contenidos

 

La afiliación a la Seguridad Social.

¿Qué es la afiliación?

La afiliación es el acto administrativo por el que la seguridad social reconoce a la persona que inicia una actividad laboral, la condición de incluida en la seguridad social.

La afiliación es obligatoria para todas las personas incluidas en el ámbito de aplicación del sistema de seguridad social, y dura toda la vida de las mismas (a diferencia de las altas y las bajas, que se tramitan al inicio y finalización de la prestación de servicios).

 

¿Qué es el número de seguridad social?

Afiliarse a la seguridad social se precede de la asignación de un número de Seguridad Social (NUSS), que será utilizado como identificador de las relaciones del interesado con la seguridad social.

 

¿Quién tiene que afiliarme a la seguridad social?

La afiliación es obligado que sea hecha por el empresario al que el trabajador preste servicios, salvo que se encontrara ya afiliado con anterioridad con anterioridad.

 

¿Qué pasa cuando el empresario no me afilie a la seguridad social?

Entonces la afiliación puede partir de:

  • Afiliación por el empresario.
    Los trabajadores por cuenta ajena o asimilados, cuyo empresario no cumpliese las obligaciones en materia de afiliación, podrá solicitar directamente su afiliación y alta inicial a la Dirección Provincial de la TGSS o Administración de la misma, en cualquier momento posterior a la constatación del incumplimiento empresarial.
  • Afiliación por la propia Seguridad Social (lo que se llama de oficio).
    La afiliación podrá efectuarse de oficio por las Direcciones Provinciales de la TGSS o Administraciones de la misma cuando, como consecuencia de la ACTUACIÓN DE LA ITSS o DATOS OBRANTES en las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la SS o por cualquier otro procedimiento, se compruebe el incumplimiento de la obligación de solicitar la afiliación.

 

¿Dónde tiene que afiliarme el empresario?

La afiliación tiene que hacerse utilizando el modelo TA.1, o por cualquier otro sistema establecido telemático, informático o electrónico, aportando el DNI de la persona que se pretende afiliar, el número de la seguridad social y la documentación complementaria que proceda.

Debe de presentarse en la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) de la provincia en la que esté domiciliada la empresa.

 

¿Qué pasa si hay variaciones en los datos personales que afecten a la afiliación?

Toda variación que se produzca en los datos de afiliación tiene que ser comunicada por el empresario dentro de los 3 días naturales siguientes a que la variación de produzca.
Si se incumpliera lo establecido para la comunicación de la variación de datos, la TGSS comunicará los hechos a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para que pueda proceder si lo estima conveniente.

 

Altas y bajas en la Seguridad Social.

¿Qué son las altas y bajas en la seguridad social?

El alta es el acto de inscribirse en las bases de datos de la Seguridad Social y por el que se reconoce a la persona que inicia una actividad o se encuentra en una situación conexa con la misma, su condición de comprendida en el campo de aplicación del Régimen de la Seguridad Social que proceda con la correspondiente protección en calidad de asegurado.

 

¿Quién tiene que dar de alta o de baja a un trabajador?

El empresario es el obligado a dar de alta al trabajador. Igualmente cuando el trabajador se traslade a un centro de trabajo del mismo empresario situado en distinta provincia o cuando cambien de centro de trabajo dentro de la misma provincia con código de cuenta de cotización diferente: deberá promoverse la baja en la provincia de procedencia y el alta en la de destino.

 

¿Qué pasa si el empresario no me da de alta?

Cuando el empresario no lo haga, el alta puede ser promovida por:

  • El trabajador.
    En caso de incumplimiento, los trabajadores por cuenta ajena podrán instar directamente su alta o baja.
  • Por la Seguridad Social (de oficio)
    El incumplimiento dará lugar a que las altas o bajas puedan ser efectuadas de oficio por la Dirección Provincial de la TGSS o Administración de la misma.

 

¿Dónde se tiene que dar de alta o de baja al trabajador?

Las solicitudes de alta deberán ir dirigidas a la Dirección Provincial de la TGSS en cualquiera de las formas previstas para la afiliación, en la provincia en que ese domiciliada la empresa a la que preste servicios el trabajador por cuenta ajena.

Las solicitudes de baja y variaciones de datos deberán dirigirse a la Dirección Provincial de la TGSS o Administraciones en que aquellos hayan sido dados de alta.

 

¿Cuándo hay que solicitar el alta?

Las solicitudes de alta deben ser presentadas previamente al inicio del trabajo, pero sin que en ningún caso la indicada antelación pueda ser superior a los 60 días anteriores al previsto para la iniciación del trabajo.

 

¿Y cuando hay que presentar las bajas?

Las bajas, y también las variaciones en los datos de las altas presentadas, deberán presentarse dentro del plazo de los 3 días naturales siguientes al cese en el trabajo o aquel en que la variación se produzca.

 

¿Desde cuando tiene efectos el alta?

El alta tiene efectos desde el inicio de la prestación de servicios, siempre que no se haya tramitado dicho alta con posterioridad a la iniciación de dichos servicios.

 

¿Y si el empresario no da de alta? (efectos especiales).

En el caso de que se haya tramitado el alta con posterioridad a haber iniciado la prestación de servicios, entra en juego los efectos especiales del alta, esto quiere decir que se aplican unos efectos a contar desde un tiempo distinto al que hubiera correspondido con un alta en plazo.

  • Alta tramitada por el interesado fuera de plazo:
    Día en que se formule la solicitud, salvo que se haya producido ingreso de cuotas en plazo reglamentario, en cuyo caso el alta retrotraerá sus efectos a la fecha en que se hayan ingresado.
  • Alta tramitada de oficio por la Seguridad Social.
    Las altas que se hagan de oficio por las Direcciones Provinciales de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) retrotraen sus efectos a la fecha en que hayan sido conocidos.

Si las altas se hacen de la forma indicada (por la propia TGSS) pero a consecuencia de comunicación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), los efectos de la declaración de alta se retrotraerán a la fecha en que se haya llevado a cabo la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, salvo en el caso de que ésta actuación inspectora hubiera sido promovida por orden superior o a instancia de las entidades gestoras o como consecuencia de denuncia, queja o petición expresa → en cuyo caso los efectos se retrotraerán a la fecha en que se haya producido la orden superior, o la instancia de la entidad gestora o en que hayan tenido entrada las referidas instancias, denuncia, queja o petición.

No obstante, cuando la ITSS lleve a cabo una actuación que consista en un requerimiento de pago de cuotas o en un acta de liquidación, elevada a definitiva en vía administrativa por la TGSS, siempre que se hubiera efectuado el ingreso de su importe, los efectos del alta se retrotraerán (para causar futuras prestaciones) a la fecha de inicio del periodo de liquidación, figurado en el requerimiento o acta.

 

El convenio especial con la seguridad social y otras situaciones asimiladas al alta.

¿Qué es una situación asimilada al alta?

Podemos definir el alta, para que se entienda con mayor facilidad, como la contratación del seguro social, con los derechos y obligaciones que ello implica, para la protección de las contingencias que afectan a la posibilidad de trabajar, siendo necesario el trabajo activo (y obligatorio cuando dicho trabajo se da). Da acceso a la modalidad contributiva del seguro social que vincula las retribuciones por el trabajo con la cuantía de las prestaciones que recibirán si se da la contingencia.

La situaciones asimiladas al alta, son aquellas en las que aunque no se está trabajado y por tanto no se tiene contratado el seguro social, se está en una situación muy próxima al trabajo (más habitual por pérdida reciente) que es merecedora de la protección de la modalidad contributiva como si estuvieras en alta, con acceso a alguna de las prestaciones que exigen alta y en la mayor parte de los casos con el mantenimiento de la obligación de cotizar (y por ello computándose como periodo de carencia).

A todas las situaciones se accede de forma involuntaria, en tránsito de la actividad a la inactividad, salvo en la suscripción del convenio especial en que se accede de forma voluntaria si se cumplen los requisitos de cotización exigidos.

 

¿Qué es el convenio especial con la seguridad social?

Hemos indicado que para que haya alta en la seguridad social tiene que haber trabajo activo. No obstante se puede no estar trabajando y estar en una situación asimilada al alta, en cuanto a protección y obligaciones. La mayor parte de las veces se accede a dicha situación de forma involuntaria, tras haber cesado en el trabajo (por ejemplo en desempleo), no obstante hay un supuesto en el que se permite hacerlo voluntariamente, y esto es mediante la suscripción de un convenio con la seguridad social.

La suscripción del convenio con la seguridad social permite estar protegido por la seguridad social aunque no se esté trabajando, mediante una aportación económica, una cotización. Implica por tanto obligaciones y derechos. Aunque tiene sus limitaciones dado que no se conseguirá nunca una protección igual a la de un trabajador en alta (por ejemplo no incluye la protección por incapacidad temporal).

 

¿Qué personas pueden suscribir el convenio especial?

  • Trabajadores o asimilados que causen baja en el Régimen General de la Seguridad Social (RGSS).
  • Los trabajadores que cumplan los 65 años de edad y continúen en alta prestando servicios, y acrediten tener cotizados al menos 35 años, queden exentos de la obligación de cotizar a la seguridad social. Los trabajadores en pluriempleo o productividad que cesen en alguno de sus empleos determinantes de la situación de pluriempleo o pluriactividad.
  • Contratado por el mismo u otro empresario con unas bases de cotización inferiores al promedio de las que haya tenido en los doce meses anteriores al cese.
  • Quien se encuentre recibiendo la prestación por desempleo contributiva y se les extinga, o pasen a recibir el subsidio por desempleo.
  • Los pensionistas de Incapacidad Permanente que tras una revisión hayan sido declarados capaces o con una incapacidad parcial.
  • Los pensionistas de jubilación o de incapacidad permanente que vean anulada su pensión por sentencia firme o se extinga la misma por cualquier otra circunstancia.
  • Cuando se haya dado de baja en la seguridad social por haber solicitado una pensión y posteriormente la pensión le sea denegada por resolución administrativa o judicial firmes.

 

¿Qué requisitos exige el convenio especial?

Para poder suscribir el convenio especial con la seguridad social se exige un requisito de cotización acumulada, dentro además de un determinado periodo de tiempo.

Así se exige que se tengan cotizados 1080 días dentro de los 12 años anteriores a la baja. Este requisito no se exigirá cuando el contrato sea a tiempo parcial.

 

¿Cómo se cotiza con el convenio especial?

La cotización es obligatoria desde el mismo momento de suscribir el mismo.

La base de cotización que se toma, al no estar prestando servicios al tratarse de un supuesto de asimilación al alta y por ende no existir remuneración actual de la que tomarla, se elige entre cuatro posibilidades que contempla la legislación, remitiendose en esencia a la base mínima de cotización vigente o a una media de las anteriores.

La base de cotización es de carácter mensual y para la determinación de la cuota que debe ingresarse se aplica el tipo que esté vigente en cada comento, y el resultado se multiplica por los coeficientes que correspondan (esta multiplicación por coeficientes se hace con la finalidad de eliminar del tipo general la protección que no incluye el convenio con la seguridad social.

 

¿Qué efectos tiene el convenio especial?

Los efectos como ya hemos indicado son los de considerar a la persona en situación de alta o asimilada al alta, respecto de las contingencias y en las situaciones que se sestablecen.

 

Inscripción de empresas.

¿Qué es la inscripción de empresas?

La inscripción de empresas es el acto administrativo por el que la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) incluye a los empresarios que empleen trabajadores por cuenta ajena en el Registro de empresarios de la seguridad social.

Se considera empresario a toda persona física o jurídica, ya sea pública o privada, la que presten servicios trabajadores por cuenta ajena.

 

¿Quién tiene que solicitar la inscripción?

La solicitud de inscripción tiene que hacerse mediante el modelo oficial, con el que tiene que ser acompañada la siguiente documentación:

  • Si el empresario es persona física: tiene que acompañarse Documento Nacional de Identidad (DNI) de la persona interesada, o en el caso de que sea extranjero, el pasaporte o documento que lo sustituya.
  • Si es un empresario colectivo: identificación de la persona natural que realiza la solicitud y el título en virtud del cual lo realiza, la tarjeta de identificación fiscal y la acreditación de la condición de empresario.

 

¿Quién tiene competencia para resolver la inscripción?

Debe de ser presentada en el Dirección Provincial de la TGSS o Administración de la misma en cuyo ámbito radique el domicilio.

 

¿Qué es el código de cuenta de cotización?

La TGSS asigna al empresario un número único de inscripción, que es considerado como el primer y principal Código de Cuenta de Cotización (CCC). Al mismo pueden vincularse otras cuentas de cotización que puedan asignársele en la misma o distinta provincial.

 

¿Qué pasa si hay variaciones en los datos que afectan a la inscripción?

Se deben comunicar las variaciones que se produzcan en cualquiera de los datos que fueron entregados al realizar la solicitud de inscripción.

 

¿Qué pasa si la empresa no solicita la inscripción?

Si la TGSS tiene constancia del incumplimiento empresarial, ya sea por comunicación de la ITSS o por datos existentes en las Entidades Gestoras, realizará de oficio de oficio las actuaciones que procedan para corregir los incumplimientos, que surtirán sus efectos desde el día en que se haya llevado a cabo la actuación de la Inspección de Trabajo o se hayan recibido los datos que acrediten la extinción de la empresa o el cese de actividades.

[Total:1    Promedio:5/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar