La precaria situación de la Inspección de Trabajo en España

 En Sin categoría

 

El número de inspectores y subinspectores, extraordinariamente bajo y sin un plan de futuro.

Si bien es cierto que en los últimos años se han ido convocando un número de plazas creciente, no ha sido suficiente para incrementar la dotación de efectivos por encima de los 2000, cifra que, no obstante, seguiría siendo sensiblemente inferior a lo razonable.

En la siguiente gráfica observamos un cambio de tendencia en 2018, produciéndose un incremento tras haber tocando fondo en 2017 tras un periodo de pérdida notable de efectivos en los años anteriores.

No obstante, no debemos perder de vista que gran parte del incremento de efectivos es consecuencia de la creación en 2016 de la nueva escala de subinspectores laborales de seguridad y salud laboral, moderándose dicho incremento (línea roja) si solamente tenemos en cuenta los cuerpos que luchan contra empleo sumergido y el fraude a la seguridad social (inspectores de trabajo y subinspectores laborales de la escala de empleo y seguridad social), dedicando a dichas tareas un número de efectivos inferior al que existía en 2013.

 

Las convocatorias de plazas, en incremento constante pero leve y sin cubrir todas las plazas.

En la siguiente gráfica recogemos las plazas contenidas en las ofertas de empleo de los últimos años (en azul) y el número de ellas que han quedado vacantes (en rojo).

En la misma vemos un número creciente de plazas año tras año, aunque muy suave. Se da la circunstancia de que un número importante de esas plazas aprobadas en las ofertas de empleo se quedan sin cubrir, lo que supone un derroche de recursos inasumible para un Sistema que se encuentra en una situación tan precaria. Sobre las causas de que gran parte de las plazas convocadas no sean cubiertas podemos plantear diferentes escenarios, aunque el más probable a nuestro juicio es el exceso de exigencia por parte de los tribunales de oposiciones de los diferentes cuerpos de la Inspección. Los órganos políticos y directivos del Ministerio deberían replantearse si están siguiendo la mejor estrategia en la contratación de los funcionarios primando una extraordinaria exigencia memorística antes que un cuerpo funcionarios bien dotado con una política de formación profesional y reciclaje constante.

 

Ahora, en la convocatoria de plazas anual, vamos a hacer una distinción entre los cuerpos del Sistema de Inspección que luchan contra la economía sumergida y el fraude a la seguridad social (inspectores de trabajo y subinspectores laborales de la escala de empleo y seguridad social), descontando las plazas del cuerpo subinspectores en materia de seguridad y salud. En la siguiente tabla observamos el número de plazas de dichos cuerpos convocadas en los últimos años y su nivel de cobertura, en los que vemos un comportamiento más irregular que en la anterior gráfica que agrupaba la totalidad de los cuerpos. La conclusión del estudio es que se está haciendo un esfuerzo mayor en incrementar los efectivos que se ocupan de la prevención de riesgos laborales, al incrementar el cuerpo de subinspectores laborales de seguridad y salud, moderando el crecimiento de los restantes, lo que como vimos al principio del artículo es la causa principal del incremento total de efectivos del sistema desde el 2017.

 

En la siguiente gráfica observamos el número de funcionarios incorporados cada año en cada uno de los tres cuerpos (Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, Subinspectores Laborales de Seguridad y Salud y Subinspectores Laborales de Empleo y Seguridad Social), así como el número de bajas totales del Sistema de Inspección producidas cada año por jubilaciones, muertes e incapacidades permanentes (estimando en éste último aspecto, en función de la media de los anteriores, los datos de 2020 y 2021).

 

 

Existe conciencia sobre la gravedad del problema, pero los esfuerzos son mínimos.

Las recientes declaraciones realizadas por la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, reconociendo la insuficiencia de los medios humanos de la Inspección de Trabajo deja constancia del conocimiento por las autoridades del problema que atraviesa la inspección. En declaraciones a La Sexta, Yolanda Díaz asume que la ratio de inspectores y subinspectores en relación a la media europea es «muy mala» y responsabiliza de la situación a la «Administración Publica que hemos heredado que está diezmada, está completamente recortada».

 

 

Otro ejemplo de la conciencia del problema a nivel político lo encontramos en el programa electoral presentado en 2016 por uno de los partidos políticos que actualmente se encuentra en el Gobierno, en el que dentro de las propuestas para la modernización de la Inspección de Trabajo se aludía a la necesidad de aumentar sus efectivos hasta los 3000, lejísimos de los 1956 efectivos que engrosan la lista de funcionarios de la inspección al cierre de 2019. Por lo que los avances en el cumplimiento de dicho programa, a día de hoy, son mínimos.

programa psoe 2016

Programa Psoe 2016

 

 

El incremento progresivo del número de efectivos de la inspección de trabajo en los últimos tres años, aunque muy tímido, nos hace ver que existe cierta conciencia sobre la existencia del problema por parte de las autoridades que deben adoptar las decisiones de aumentar sus efectivos.

No obstante, todos los esfuerzos son mínimos, en la medida en que se requiere una convocatoria de plazas mucho mayor para alcanzar un cuerpo de inspectores y subinspectores suficientemente dotado.

 

 

El sector reclama mejoras.

Después de un año pandémico con mucha carga laboral, los sindicatos reclaman una mejora en condiciones y recursos para optimizar las actuaciones.  A buen seguro los niveles de fraude detectados aumentarían si se contara con más inspectores. De ahí viene parte de la queja.

Hace unos días el Ministerio de Trabajo y Economía Social, liderado por Yolanda Díaz, se reunió con el conjunto de las organizaciones sindicales del Organismo Estatal de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (OEITSS) para conocer las demandas del sector. En el encuentro se subrayó el papel “relevante” que han tenido los inspectores de trabajo durante la pandemia, en “actuaciones decisivas en el ámbito de los ERTE o en los riesgos laborales motivados por la COVID-19”. Díaz ha anunciado un Plan Estratégico para “adaptar la inspección a las necesidades del mercado laboral actual”.

Es antigua la reivindicación de las organizaciones sindicales de la Inspección de Trabajo de que es necesario un refuerzo de personal y de medios en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para que el control de los derechos de los trabajadores sea aún mayor. Reuniones anuales, envío de cartas al Ministerio, y de momento, nada.

Ha pasado ya más de un año desde que CC.OO., UGT, CSIF, la Unión progresista de Inspectores de Trabajo (UPIT), la Federación Española de Asociaciones de los Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado (FEDECA) y la Confederación Intersindical Gallega (CIG) enviaran al Ministerio una carta en la que denuncian la carencia de medios y el abandono por parte del gobierno. Denuncian que “han pasado más de cuatro años y no tenemos nada. Ni un presupuesto, ni los medios necesarios, ni siquiera el más mínimo diagnóstico”, y a día de hoy las reivindicaciones siguen siendo las mismas, agravado por la crisis sanitaria generada por el Covid-19 y por una promoción entera de inspectores y subinspectores que llevan cerca de dos años cobrando sin prestar servicios para el Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

 

 

Redacción iberlaboral.

 

[Total: 1   Promedio: 5/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar