fbpx

La Tarifa Plana para trabajadores autónomos.

 

La Tarifa Plana para autónomos.

El autónomo dado de alta en la Seguridad Social, al igual que los trabajadores por cuenta ajena dados de alta en el sistema, tiene que hacer frente al pago de una cuota mensual. Con carácter general esta cuota será de 275€ mensuales, cuantía que es objeto de debate de forma frecuente en los medios de comunicación por su elevada cuantía dado que, a diferencia de los trabajadores por cuenta ajena, es una cantidad que tiene que ser abonada en exclusiva por una sola persona (el propio trabajador por cuenta ajena) y en ocasiones resulta complicado, especialmente en los primeros meses de actividad económica, que dicha cantidad pueda ser abonado no sin pocas dificultades. En la siguiente publicación explicamos las diferencias entre un trabajador por cuenta ajena y uno por cuenta propia.

En determinados casos se prevén “descuentos” en la cuota a abonar por los trabajadores, lo que se hace con la finalidad de favorecer la empleabilidad de determinados colectivos, entre los que se encuentran los trabajadores autónomos. La Tarifa Plana implica que los trabajadores autónomos puedan abonar una cuota inferior durante los primeros meses de su alta inicial, que normalmente rondará los 50€ mensuales.

Los indicados “descuentos” en la cuota a abonar por los trabajadores reciben el nombre de bonificación, que engloban los términos de reducción y deducción en función de que el coste de dichas bonificaciones sea asumido por el Ministerio de Trabajo o por el Servicio Público de Empleo Estatal respectivamente.

 

¿Cuáles son los requisitos para beneficiarse de la Tarifa Plana?

1º) No haber estado dado de alta como autónomo en los 2 años anteriores.
Con esta medida se trata de evitar altas y bajas periódicas en el régimen de autónomos con la exclusiva finalidad de obtener la Tarifa Plana. Como es lógico, quien nunca ha estado de alta como autónomo tendrá siempre derecho a la misma, pero quien ya lo ha estado con anterioridad ha de prestar atención a que en los dos años anteriores no hubiera prestado servicios como autónomo.

2º) No haber recibido otra bonificación con anterioridad.
Este requisito va dirigido a aquellas personas que con anterioridad a los dos años indicados en el apartado anterior hayan estado dados de alta como autónomos. Nunca antes se pudo haber recibido como autónomo una bonificación en las cotizaciones.

3º) No haber sido trabajador autónomo colaborador.

4º) No ser autónomo administrador de un sociedad mercantil.
Es el caso de los llamados “autónomos societarios”, y la Seguridad Social rechaza para ellos la posibilidad de que puedan beneficiarse de las bonificaciones en la cotización. No obstante hay que tener presente que algunos pronunciamientos judiciales han reconocido al autónomo societario la posibilidad de beneficiarse de bonificaciones, por lo que este requisito podría llegar a salvarse mediante la interposición de una demanda judicial.

5º) No encontrarse en la situación de pluriactividad.
Para estos supuestos, en los que se trabaja al mismo tiempo como trabajador autónomo y como trabajador por cuenta ajena, existe otro sistema de bonificaciones distinto a la “Tarifa Plana” a la que nos estamos refiriendo en este artículo.

En estos casos la bonificación es del 50% durante los primeros 18 meses, y del 75% durante los siguientes 18 meses.

 

¿Cómo funciona?

Si esta bonificación recibe el nombre de “Tarifa Plana” es porque la cuota inicial que debe abonar el autónomo que se beneficia de la misma es, en 2019, de 60€ mensuales durante los primeros doce meses (51,50 € corresponden a la cotización por contingencias comunes y 8,50 € equivalen a la cobertura de contingencias profesionales). Aunque la “Tarifa Plana” no acaba ahí, ya que durante los doce siguientes meses a ese primer año se siguen aplicando unos descuentos en la cuota que pasaremos a exponer en el siguiente esquema:

  • Primeros 12 meses: se abona una cuota única de 60€, siempre y cuando el trabajador seleccione como base de cotización la mínima vigente. Cuando se haya elegido una base de cotización superior a la mínima (944,40 € en 2019), se aplicará sobre la cuota resultante de aplicar el tipo general a dicha base un descuento del 80%.
  • Siguientes 6 meses (mes 13 a 18): reducción del 50% sobre la base de cotización mínima.
  • Siguientes 3 meses (mes 19 a 21): reducción del 30% sobre la base de cotización mínima.
  • Siguientes 3 meses (mes 21 a 23): reducción del 30% sobre la base de cotización mínima.

En el supuesto de que el trabajador autónomo sea víctima de violencia de género o de violencia terrorista y esté afectado por una discapacidad de al menos el 33%, tendrá derecho a beneficiarse de descuentos mayores en la cotización. Así, la bonificación consistirá en el pago de 60€ mensuales durante los 12 primeros meses, y una vez superados en el abono del 50% de la cuota que debería ingresarse si no existiera la bonificación.

También hay que hablar de la posibilidad de acceso a la “Tarifa Plana” para aquellos autónomos que residan en poblaciones con un número de habitantes inferior a los 5.000. Supone para todos los casos citados con anterioridad la ampliación en 12 meses de la aplicación de la «tarifa plana» de 50 euros cuando el trabajador por cuenta propia desarrolle su actividad en un municipio en cuyo padrón municipal actualizado al inicio de la actividad consten menos de 5.000 habitantes.

Para beneficiarse de este periodo adicional de 12 meses de «tarifa plana» en las poblaciones indicadas se han de cumplir los siguientes requisitos:

  • Estar empadronado en un municipio de menos de 5.000 habitantes, en la fecha del alta en el RETA.
  • Estar dados de alta en el censo de obligados tributarios de la AEAT o de las Haciendas Forales.
  • Mantener el alta en la actividad autónoma en el municipio en los 2 años siguientes al alta en el RETA y permanecer empadronado en el mismo municipio en los 4 años siguientes a dicha alta.

 

¿Cómo solicitarla?

En el momento de darse de alta como autónomo en la Administración de la Seguridad Social, se aplicará de forma automática la bonificación en la cotización a la Seguridad Social. Esto implica que no será necesario solicitarla expresamente, y que por tanto el derecho será directamente aplicado en el momento de solicitar el alta en el RETA.

 

¿Qué protección abarca la “Tarifa Plana”?

Durante el tiempo de cotización haciendo uso de la “Tarifa Plana”, la protección incluye la asistencia sanitaria, la aportación económica por jubilación y la aportación por contingencias profesionales.

No obstante esa protección durante el beneficio de la “Tarifa Plana” puede ser ampliada voluntariamente, y extenderla a la prestación por cese de actividad (que es el equivalente a la prestación por desempleo, pero del colectivo autónomo) y a la formación profesional.

Hay que tener en cuenta que una vez finalice la “Tarifa Plana” el trabajador autónomo tendrá que cotizar por los conceptos de: contingencias comunes, profesionales, cese de actividad o paro de autónomos y formación profesional, concretamente conforme a los siguientes porcentajes:

  • El 28,30% por contingencias comunes, incorporando la Incapacidad Temporal y equiparándose al Régimen General.
  • El 0,9% para todos los trabajadores en cuanto a las contingencias profesionales.
  • El 0,7% para cese de actividad.
  • El 0,1% para Formación y Prevención.

 

[Total:1    Promedio:4/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar