fbpx

El accidente de trabajo y la enfermedad profesional

El accidente de trabajo.

¿Qué es el accidente de trabajo?

Es toda lesión corporal que el trabajador padece con ocasión o por consecuencia del trabajo que realiza.

La lesión es cualquier acción violenta o súbita producida por un agente externo y que produce daño en la persona.

La lesión corporal puede producirse directa o indirectamente como consecuencia del trabajo realizado, y en en el primer caso hablamos de accidente de trabajo propio y en el segundo caso de accidente de trabajo impropio.

 

¿Qué supuestos tienen la consideración de accidente de trabajo?

Tienen la consideración de accidente de trabajo expresamente recogidos en la legislación los siguientes:

  • Sufridos por el trabajador al ir o al volver del lugar del trabajo.
  • Los sufridos por el trabajador a consecuencia del desempeño de cargos de representación sindical.
  • Los sufridos por la realización de tareas diferentes a las que le corresponden al trabajador pero que le fueron encomendadas por el empresario.
  • Los sufridos por realizar actuaciones de salvamento.
  • Las enfermedades que tienen origen probado en el trabajo pero no tienen la consideración de enfermedad profesional.
  • Las enfermedades o defectos que producidos con anterioridad en el trabajador se agravan como consecuencia de un accidente.
  • Las consecuencias de un accidente que resulten modificadas como consecuencias de enfermedades intercurrentes.

 

¿Qué supuestos especiales se incluyen y excluyen como accidente de trabajo?

Expresamente la legislación recoge una serie de supuestos especiales:

  • No tienen la consideración de accidente de trabajo.
    • Debidos a fuerza mayor.
    • Debidos a dolo o a imprudencia temeraria del trabajador accidentado.
  • Tienen la consideración de accidentes de trabajo:
    • Sean como consecuencia de imprudencia profesional.
    • Sean como consecuencia de la culpabilidad civil o criminal del empresario, de un compañero de trabajo o de un tercero, salvo que no guarde relación con el trabajo.

 

¿Qué es el accidente de trabajo in itinere?

Son aquellos que sufre el trabajador al ir o volver del lugar de trabajo.

 

¿Cómo se notifican los accidentes de trabajo?

El accidente de trabajo, en la medida en que es un hecho que sucede de forma repentina en el ámbito laboral, debe ser notificado por el empresario en un corto plazo de tiempo al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o Mutua colaboradora.

  • Parte de accidente de trabajo con baja médica.

Se debe hacer en aquellos accidentes de trabajo que impliquen una baja médica con al menos un día de ausencia del accidentado.

Debe ser enviado por el empresario a la entidad gestora (INSS) o colaboradora (Mutua), según a quien el empresario haya elegido para la cobertura de las contingencias profesionales.

Debe remitirse en el plazo de los 5 días hábiles, contados desde la fecha en que se produjo el accidente o desde la fecha de la baja médica.

  • Accidentes de trabajo sin baja médica.

Tiene que ser enviado por el empresario a la entidad gestora (INSS) o Mutua colaboradora, en función de que sea uno u otro el que se ocupe de la gestión de las contingencias de accidentes de trabajo. El plazo para hacerlo es de 5 días hábiles, que se cuentan desde la fecha en que se produjo el accidente o desde la fecha de la baja médica.

  • Relaciones de altas o fallecimientos de accidentados.

Debe remitirse mensualmente una relación de aquellos trabajadores que hayan recibido los partes médicos de alta.
Ese documento tiene que enviarse mensualmente por la entidad gestora (INSS) o Mutua colaboradora a la Subdirección General de Estadística del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, antes del día 10 del mes siguiente al de los datos referenciados.

  • Obligación adicional en los casos de muerte, accidentes muy graves o más de cuatro trabajadores afectados.

Tienen unas normas especiales de notificación de forma que, además de cumplimentar la correspondiente notificación en los términos normales, se debe comunicar en el plazo de 24 horas este hecho por telegrama u otro medio de comunicación, a la autoridad laboral de la provincia donde haya ocurrido el accidente.

La autoridad laboral dará entonces traslado de la indicada comunicación a la unidad provincial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) a fin de que preceptivamente practique las actuaciones que consideren dentro de la empresa, valorando en dicha actuación inspectora la forma en la que ha ocurrido el accidente, las causas del mismo y las circunstancias que en cada caso concurran.

El envío de esa comunicación debe hacer a través del Sistema de Declaración Electrónica de Accidentes de Trabajo ([email protected]).

 

La enfermedad profesional.

¿Qué es la enfermedad profesional?

La enfermedad profesional es la que se contrae como consecuencia del trabajo que se realiza por cuenta ajena. Pero es que además tienen que ser como consecuencia de la realización de las actividades que se contienen en el cuadro aprobado legalmente y en contacto con las concretas sustancias que se indiquen también dentro del mismo cuadro.

Se presume la existencia de enfermedad profesional cuando la enfermedad encaje dentro de los supuestos indicados en el cuadro indicado (se trata por tanto de una presunción iuris et de iure).

La calificación de una enfermedad como profesional corresponde a la entidad gestora que tenga atribuida las competencias en accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, ya sea el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o la Mutua colaboradora.

 

¿Cómo se notifican las enfermedades profesionales?

Las enfermedades profesionales tienen que ser notificadas por la entidad gestora (INSS) o por la Mutua colaboradora, en función de que sea una u otra la que cubra las contingencias profesionales, debiendo elaborar y tramitar el parte de enfermedad profesional que se establece legalmente. A tal efecto, los servicios médicos de las empresas que colaboran en la gestión de las contingencias profesionales tienen que dar a la entidad gestora (INSS) o Mutua colaboradora el diagnóstico de las enfermedades profesionales de sus trabajadores. El traslado de esta información tiene que producirse en el plazo de 3 días hábiles.

La transmisión del parte de enfermedad profesional tiene que hacerse por vía electrónica , utilizando al efecto la aplicación informática CEPROSS (Comunicación de Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social).

El plazo para el envío de la información es de:

  • Comunicación inicial: tiene que llevarse a cabo dentro del plazo de los 10 días hábiles siguientes a la fecha en que se haya producido el diagnóstico de la enfermedad profesional.
  • Totalidad de los datos contenidos en el parte: esa información tiene que remitirse en el plazo máximo de 5 días hábiles siguientes a la comunicación inicial, a cuyo fin la empresa debe remitir la información que le sea solicitada por la entidad gestora o por la Mutua.

 

Particularidades de la cotización en accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Cuando se cotiza por contingencias profesionales, se dan una serie de peculiaridades que no se dan respecto de la cotización por contingencias comunes.

Así podemos hablar de las siguientes:

  • Sujeto obligado:

Sujeto obligado es exclusivamente el empresario, no cabe al efecto aportación alguna por parte del trabajador.

  • Base de cotización:

En su cálculo se computa el importe recibido por horas extraordinarias.

No se aplican como límite máximo y mínimo de las bases de cotización las bases máximas y mínimas que limitan la cotización por contingencias comunes, sino los topes máximo y mínimo.

  • Tipos de cotización:

La cotización por contingencias profesionales se realiza mediante la aplicación de un tipo de cotización (porcentaje) que es específico de cada profesión atendiendo a la actividad económica, ocupación o situación en la tarifa de primas establecida legalmente.

  • Reducción de aportaciones empresariales a la Seguridad Social por traslado de un trabajador con enfermedad profesional.

Cuando la enfermedad no dé lugar a la prestación económica y se traslade a un puesto compatible con su estado de salud, con el objeto de interrumpir la desfavorable evolución de su enfermedad, las aportaciones empresariales a la cotización a la Seguridad Social se reducirán en un 50%.

 

Particularidades de las prestaciones que protegen contingencias que derivan de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales.

¿Qué tienen de especial las prestaciones que cubren contingencias profesionales?

En relación a las prestaciones que cubren contingencias que tienen origen en accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, hay que hacer las siguientes precisiones:

  • El trabajador tiene derecho a la protección, aún cuando el empresario haya incumplido su obligación de afiliación y alta.
  • No se exige ningún periodo previo de cotización (periodo de carencia).
  • La base reguladora es el salario real del año anterior a la fecha del accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Las prestaciones pueden ser incrementadas con un recargo que oscila entre el 30% al 50%, cuando el accidente de trabajo o enfermedad profesional se haya producido por falta de medidas de seguridad y salud.
[Total:0    Promedio:0/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar