Compatibilizar la jubilación y el trabajo en 2021

 En Sin categoría

Con carácter general percibir la jubilación es incompatible con el trabajo, no obstante hay una serie de supuestos en los que se permite acogiéndose a determinados requisitos que recogemos a continuación:

 

Jubilación parcial.

Ésta modalidad de jubilación permite a los trabajadores por cuenta ajena en activo acordar con su empresario la reducción de su jornada y el salario, accediendo de forma simultánea a la condición de pensionista de jubilación. En otra entrada desarrollamos con más detalle la jubilación parcial.

Es por tanto que en ésta modalidad de jubilación se compaginan la percepción de una jubilación parcial y los ingresos salariales procedentes de la actividad que pasan a desarrollar a tiempo parcial.

El jubilado parcialmente obtiene una pensión en proporción inversa a la prestación de servicios o a la reducción de la jornada que realice en relación a la de un trabajador a tiempo completo comparable.

En la normativa vigente existen dos modalidades de jubilación parcial:

  1. La diferida: cuando el jubilado parcial ya ha cumplido la edad ordinaria de jubilación.
  2. La anticipada: cuando el jubilado parcial tiene una edad inferior a la edad ordinaria de jubilación y que requiere necesariamente que el empresario suscriba un contrato de relevo en sustitución del jubilado.

 

La jubilación parcial exige un acuerdo del beneficiario con el empresario. No obstante, existe la posibilidad de que el derecho a la jubilación parcial se reconozca en convenio colectivo o incluso acuerdo individual. En definitiva, en ausencia de convenio colectivo o acuerdo individual en ese sentido, es preciso llegar a un acuerdo individual para que la jubilación parcial pueda hacerse efectiva.

 

Jubilación parcial habiendo cumplido la edad legal de jubilación:

  • Alcanzar la edad de jubilación, que en el año 2021 es de 65 años si se tiene más de 37 años y 3 meses cotizados o 66 años si se tiene cotizado menos:
  • Tener derecho a la pensión de jubilación, y por lo tanto haber cotizado al menos 15 años, siendo al menos dos en los últimos quince años.
  • La reducción de jornada es de entre un 25% y un 50%, y se percibirá la pensión de jubilación en proporción a la reducción de jornada efectuada. No es necesario trabajar a jornada completa en la empresa.
  • La empresa no tiene ninguna obligación, es decir, no es necesario que realice un contrato de relevo.

 

Jubilación parcial anticipada:

  • Alcanzar la edad establecida legalmente, que en 2021 es: –63 años: cuando se tengan menos de 35 pero más de 33 años cotizados.–62 años: cuando se tengan como mínimo 35 años y 3 meses cotizados.
  • Beneficiarios: deben ser trabajadores por cuenta ajena contratados a tiempo completo (art 215.2 LGSS 2015).
  • Antigüedad en la empresa: debe acreditarse un período de antigüedad en la empresa de, al menos, 6 años inmediatamente anteriores a la fecha de la jubilación parcial (art. 215.2.b LGSS 2015).
  • Periodo previo de cotización. Es necesario acreditar un período de cotización de 33 años en la fecha del hecho causante, sin que a estos efectos se tenga en cuenta la parte proporcional correspondiente por pagas extraordinarias (art. 215.2.d LGSS 2015).
  • Hallarse al corriente en el pago de las cotizaciones. Si el interesado es el responsable del abono de las cuotas a la SS, será necesario que se halle al corriente en el pago de las mismas.
  • Reducir la jornada. La reducción de la jornada de trabajo ha de estar comprendida entre un mínimo de un 25 % y un máximo del 50% (art. 215.2.c LGSS 2015). Excepción: La reducción de jornada puede llegar hasta el 75%, para los supuestos en que el trabajador relevista sea contratado a jornada completa mediante un contrato de duración indefinido (art. 215.2.c LGSS 2015).
  • Cotización. Tiene que existir una correspondencia entre las bases de cotización del trabajador relevista y del jubilado parcial, de modo que la correspondiente al trabajador relevista no podrá ser inferior al 65% del promedio de las bases de cotización correspondientes a los 6 últimos meses del período de la base reguladora de la pensión de jubilación parcial.

 

 

Jubilación flexible.

La jubilación flexible es la modalidad que permite compatibilizar el percibo de la pensión de jubilación ya causada, y los servicios sociales, sanitarios, médicos y farmacéuticos inherentes a la condición de pensionista, con la realización de un trabajo a tiempo parcial, dentro de los límites de jornada fijados con carácter general, entre un 25% Y un 50%. Se produce la minoración de la pensión, desde el día en que comience la realización parcial de la actividad, siempre en proporción inversa a la reducción de la jornada de trabajo del pensionista con relación a la de un trabajador a tiempo completo comparable.

Antes de iniciar la actividad profesional a tiempo parcial el jubilado ha de comunicar a la entidad gestora su intención de comenzarla. El incumplimiento de este deber tiene como consecuencia la percepción indebida de la prestación, en el importe correspondiente a la actividad a tiempo parcial, con la pertinente obligación de reintegro, sin perjuicio de las sanciones que procedan.

Las cotizaciones realizadas en las actividades realizadas durante el periodo de suspensión parcial del percibo de la pensión de jubilación flexible, pueden repercutir favorablemente en la cuantía de la pensión definitiva que se restablezca una vez producido el cese final o completo en el trabajo. Sirve para lo siguiente:

  1. Incrementar el porcentaje aplicable a la base reguladora.
  2. Calcular de nuevo la base reguladora en ese momento, mediante el cómputo de las nuevas cotizaciones, aplicando las reglas vigentes en el momento del cese.

 

 

Jubilación activa.

 

Permite compatibilizar la percepción de un porcentaje de la pensión de jubilación contributiva (sin complemento a mínimos) con la realización de cualquier trabajo.

El trabajo a compatibilizar puede ser por cuenta propia o por cuenta ajena.

  • En el caso de trabajadores por cuenta propia, podría percibirse hasta el 100% de la pensión cuando se emplee al menos a un trabajador y se sea autónomo persona física (por lo que no es aplicable al societario).

 

  • En el caso de trabajadores por cuenta ajena, deben cumplirse los siguientes requisitos:

 

    • Debe tratarse de pensionistas de jubilación de cualquier régimen de Seguridad Social Que tengan cumplida la edad ordinaria de jubilación que, en cada caso, resulte de aplicación (no hayan anticipado la edad de jubilación).

 

    • Que el porcentaje aplicable a la base reguladora a efectos de determinar la cuantía de la pensión alcance el 100%.

 

    • Que, en los 6 meses anteriores, no se haya despedido improcedentemente a algún trabajador que ocupaba un puesto de trabajo del mismo grupo profesional que el que va a ocupar el jubilado.

 

    • Durante la vigencia del contrato de trabajo del pensionista la empresa está obligada a mantener el nivel de empleo existente antes de iniciarse la compatibilidad entre pensión y trabajo. Dicho nivel de empleo es el cociente que resulte de dividir entre 90 la suma de los trabajadores en alta en la empresa en los 90 días inmediatamente anteriores al inicio de la situación de compatibilidad. Sin embargo, en el cómputo del nivel de empleo no se tienen en cuenta las extinciones del contrato de trabajo ocasionadas por:
      • Causas objetivas o por despido disciplinario cuando uno u otro sea declarado o reconocido como procedente.
      • Dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de los trabajadores.
      • Por la expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato.

 

Se abonará el 50% del importe de la pensión que esté percibiendo el interesado en el momento de inicio de la compatibilidad con el trabajo, excluido, en todo caso, el complemento por mínimos. Se incrementará al 100% cuando se haya acreditado tener contratado al menos a un trabajador por cuenta ajena.

 

 

Otros supuestos de compatibilidad:

 

Situación administrativa de excedencia por interés particular

El funcionario o el trabajador por cuenta ajena en esta situación no extinguen la relación de servicios que les vincula a la Administración pública o a la empresa, pero dicha relación jurídica no afecta a la compatibilidad con la pensión de jubilación, puesto que no hay prestación de servicios ni retribución alguna y tampoco ese tiempo es computable a efectos de derechos en el régimen de la Seguridad Social que sea de aplicación (Consulta 8/2015 de 21-01-2015 que sustituye al RJ 198/2014 de 21-1-2015 del criterio 2001/27).

 

Trabajos con afiliación a la mutualidad de un colegio profesional

También es compatible con trabajos que impliquen la afiliación a la mutualidad de un colegio profesional. Puesto que no existe un reconocimiento recíproco de cotizaciones entre los sistemas de previsión de los colegios profesionales y la Seguridad Social, estos trabajos son compatibles con la pensión de jubilación del sistema (criterio 1995-96/17).

 

No obstante, si el trabajador decidió permanecer incluido en el RETA a pesar de estar también incluido en la referida Mutualidad, en tanto se encuentre realizando su actividad profesional en condiciones tales que den lugar a su alta obligatoria en el citado RETA, deberá permanecer incluido en dicho Régimen Especial a todos los efectos. Doctrina administrativa 57/2016.

 

Este régimen de compatibilidad previsto para los profesionales colegiados no afecta a la modalidad de compatibilidad entre la pensión de jubilación y el trabajo regulada en el RDL 5/2013, de 15 de marzo (jubilación activa), según escrito de la DGOSS de 21-6-2013, incorporado al criterio 2001/27 -RJ 104/2013 y RJ 208/2013).

 

 

Trabajos por cuenta propia con ingresos inferiores al SMI (Art. 213 LGSS 2015)

 

A partir de 02-08-2011, el percibo de la pensión de jubilación es compatible con la realización de trabajos por cuenta propia cuyos ingresos anuales totales no superen el Salario Mínimo Interprofesional, en cómputo anual. Quienes realicen estas actividades económicas no estarán obligados a cotizar por las prestaciones de la Seguridad Social y no generarán nuevos derechos sobre las prestaciones de la Seguridad Social.

La suspensión o no de la pensión, queda supeditada a la decisión de la TGSS sobre la integración del pensionista en el RETA (criterio 2001/27, ampliación RJ 161/2011 de 11-11-2011).

La TGSS viene considerando que, a diferencia de lo que sucede en el ámbito del trabajador autónomo en el que la referencia al SMI es un elemento no exclusivo ni excluyente de la habitualidad (de tal forma que actividades que alcanzan dicho límite pueden estar excluidas del RETA porque el tiempo de dedicación es esporádico o marginal, y por el contrario actividades que no alcanza tal límite de ingresos quedan incluidas), para el pensionista de jubilación que realiza un trabajo autónomo de forma personal, habitual, directa y lucrativa, el requisito de percibir ingresos superiores al SMI se configura como requisito legal expreso y condición determinante de su inclusión en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia (SG de Ordenación e Impugnaciones: Doctrina Administrativa de la TGSS nº 13/2015)

 

Respecto de los «ingresos anuales totales”, se considera que estos ingresos deben ser netos, es decir, los ingresos íntegros menos los gastos fiscalmente deducibles. (SG de Ordenación e Impugnaciones: Doctrina Administrativa de la TGSS nº 20/2013)

 

Sobre este tema, ver también escrito de la DGOSS de 14-06-2012, dirigido a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, incluido en el Criterio 2001/27, RJ 155/2012 de 04-10-2012.

 

 

SETA: Realización de trabajos del pensionista de jubilación del SETA

La realización por el pensionista de jubilación procedente del Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios de actividades agrarias cuyos rendimientos, en cómputo anual, no superen el importe, también en cómputo anual, del Salario Mínimo Interprofesional vigente en cada momento, se entenderá que no da lugar a su inclusión en el campo de aplicación del Régimen Especial de los trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos. Queda sin contenido la compatibilidad de la pensión con el ejercicio de la actividad agraria realizada con carácter marginal contemplada en el artículo 52.2 y 3 del Decreto 3772/1972 de 23 de diciembre. En consecuencia la realización de estos trabajos que no conllevan el alta en el RETA (SETA) no ocasionarán la suspensión de la pensión de jubilación (Resolución de la DGOSS de 04-03-2009).

 

 

Titularidad del negocio

La pensión de Jubilación es compatible con el mero mantenimiento de la titularidad del negocio o establecimiento mercantil, siempre que no se lleve a cabo ningún trabajo. y con el desempeño de las funciones inherentes a dicha titularidad.

 

 

[Total: 1   Promedio: 5/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar