fbpx

El recargo en las prestaciones de la Seguridad Social

 

Concepto.

Cuando el empresario haya incumplido sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales, las prestaciones de seguridad social a las que tenga derecho el trabajador como consecuencia del accidente de trabajo o enfermedad profesional derivados de ese incumplimiento, se incrementarán entre un 30% a un 50%.

Se trata por tanto un concepto con un doble sentido. Para el empresario es una sanción por incumplir sus obligaciones y para el trabajador es un derecho a ver incrementadas las prestaciones a las que tenga derecho.

Con normalidad toda prestación de seguridad social viene determinada para cada trabajador atendiendo a las bases de cotización por las que haya cotizado en un determinado periodo de tiempo. Esas cuantías, de determinación individual, se pueden además ver incrementadas entre un 30 a 50%.

 

Requisitos.

¿Qué requisitos tienen que darse para que se pueda hablar de recargo?

Para que podamos hablar de recargo en las prestaciones tienen que darse las siguientes condiciones:

  • Existencia de un accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Incumplimiento por parte del empresario de la normativa en materia de prevención de riesgos laborales.
  • Que el accidente de trabajo o la enfermedad profesional sea consecuencia directa del incumplimiento empresarial de la normativa de prevención de riesgos laborales (nexo de causalidad).
  • Concesión de prestación económica de la Seguridad Social al trabajador.

 

¿Qué clase de incumplimiento es el que tiene que hacer el empresario?

Es un incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales, y concretamente consistente en:

  • Lesión se produzca por máquinas, artefactos o en instalaciones o centros o lugares de trabajo que:
    • Carezcan de los dispositivos de precaución reglamentarios.
    • Los tengan inutilizados.
    • Los tengan en malas condiciones.
  • No se hayan observado las medidas de:
    • Generales o particulares de seguridad e higiene en el trabajo.
    • Elementos de salubridad.
    • Las de adecuación personal a casa trabajo habida cuenta de sus características, de la salud, sexo y demás condiciones del trabajador.

 

Determinación de la responsabilidad.

¿Quién tiene que abonar el recargo?

El recargo tiene que abonarlo el empresario al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), y posteriormente el INSS lo abonará al trabajador incrementando la prestación a la que tiene derecho.

La legislación establece la responsabilidad directa de dicho recargo en el empresario infractor, y no puede ser objeto de seguro alguno, siendo nulo de pleno derecho cualquier pacto o contrato que se realice para cubrirla.

El recargo es compatible con cualquier otro tipo de responsabilidad, incluso la penal, que puedan derivarse de la infracción.

 

¿Quién determina la responsabilidad del empresario?

Dicha responsabilidad es decidida en todo caso por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), particularmente por su Director provincial, aunque el procedimiento para la aplicación del recargo tiene que ser iniciado por:

  • La Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS):
    Cuando la ITSS detecte el accidente de trabajo o la enfermedad profesional y constate que la causa es el incumplimiento por el empresario de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales, elaborará en la mayor parte de las ocasiones un informe que enviará al INSS, en el que propondrá que las prestaciones a las que tenga derecho el trabajador sean incrementadas con el recargo.

El INSS realizará una valoración de las circunstancias en que se produjo el accidente o enfermedad profesional y la relación de causalidad con el incumplimiento por el empresario de la normativa de prevención de riesgos laborales, y dictará una resolución en el sentido de aplicar o no el recargo a las prestaciones a las que tenga derecho el trabajador.

  • El propio trabajador:
    Cuando la Inspección de Trabajo no haya actuado o cuando habiéndolo hecho el INSS haya rechazado la aplicación del recargo, la opción con la que cuentas es la de iniciar a tu instancia el procedimiento de aplicación del recargo mediante la presentación de la solicitud. El INSS dictará resolución motivada en un plazo máximo de 135 días, en la que admitirá o denegará la aplicación del recargo a las prestaciones que te encuentres recibiendo o vayas a recibir próximamente.

En caso de rechazo por el INSS de la petición de recargo de prestaciones, la última de las opciones es la de interponer demanda en los juzgados de lo social solicitando el recargo correspondiente. Antes de la demanda tendrás que presentación reclamación previa ante la administración pública.

 

Cuantía a incrementar.

¿Quién determina cuánto se van a incrementar mis prestaciones?

Con carácter general será la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) al hacer la propuesta al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) la que estime el porcentaje de incremento de tu prestación como consecuencia del incumplimiento por el empresario de sus obligaciones en prevención de riesgos laborales.

Cuando sea el propio trabajador el que inicie el procedimiento ante el INSS, será el propio INSS el que haga el cálculo, salvo que decida interponer demanda judicial en cuyo caso será el propio juez el que haga la estimación del recargo aplicable.

En definitiva, dependiendo de los casos, puede ser la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o el juez el que puede hacer la determinación de la cuantía.

 

¿Cuánto se pueden incrementar mis prestaciones?

La legislación establece con carácter genérico que el incremento será de entre un 30% a un 50%, quedando a discreción del órgano competente el porcentaje de incremento dentro de esos límites.

 

[Total:1    Promedio:5/5]
Posts recientes

Dejar un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar